La pasión por el Perú no se acaba después de los 90 minutos

¿Qué tal si extendemos esa pasión de manera diferente y por lo menos… una semana más?

La pasión por el Perú no se acaba después de los 90 minutos

720 405 Juan Carlos Llanos

En las últimas semanas, a los peruanos nos envuelve una emoción que casi habíamos olvidado. Después de muchos años tenemos la posibilidad de clasificar a un mundial de fútbol y ello nos causa una ilusión que viene cargada de una pasión incondicional por el Perú, gritada a viva voz hoy en cada hogar peruano y desde las canchas digitales. Los hashtags como ContigoPerú, ArribaPerú, PorqueYoCreoEnTi y VamosPerú son utilizados a cada minuto por marcas, políticos, celebridades y todos en general. Literalmente, nos estamos enamorando otra vez de la blanquirroja y del Perú.

Y aunque me llena de alegría este momento histórico, me pregunto si sería posible ponerle un poquito de esa pasión a nuestro día a día. Lo que sentimos por el Perú no solo se debería demostrar en los 90 minutos que hoy jugaremos con Colombia. ¿Qué tal si extendemos esa pasión de manera diferente y por lo menos… una semana más?

Qué les parece si demostramos esa pasión no solo a través del respeto y amor por la camiseta, sino también por los que visten la camiseta. Qué tal si solo tocamos el claxon solo cuando celebremos los triunfos de Perú y no en cada esquina como si fuera el deporte nacional, qué tal si nos respetamos y dejamos de empujarnos y ultrajarnos en los buses, qué tal si los conductores dejamos cruzar a los peatones por un crucero peatonal antes de pasarles el carro por encima. Menos foul entre nosotros señores. Esa es la pasión que también añoro ver en mi país.

Qué tal si las autoridades y los políticos juegan sus partidos limpiamente y en lugar de robar más para irse a Rusia, buscan servir mejor para que los peruanos podamos ver el próximo mundial con una mejor calidad de vida, con un mejor transporte, con mayor seguridad, con menos corrupción, con más trabajo, en fin, mejor. Todo ello redundará en una mejor percepción de los que nos gobiernan y no la que ahora existe que es la peor. Esa es la pasión que también añoro ver en mi país.

Qué opinan si esa pasión la demostramos dejando de violentar psicológica y físicamente a las mujeres. Si todos los Martín Camino Forsyth y los Juan Mendoza que hacen barra por Perú desisten o se van a la cárcel y los expulsamos de la cancha de una buena vez. Esa es la pasión que también añoro ver en mi país.

¿Y las marcas?
No pierdan el enfoque. Qué les parece si además de hacer memes emotivos y simpáticos por cada partido, enfocan su pasión en brindar un mejor servicio al cliente, en transformarse digitalmente para una mejor relación con sus consumidores, en tener una cultura más abierta y en pensar vender menos y más en servir mejor. Felizmente muchas ya lo hacen, otras, merecen irse a la banca. La reputación no se gana con memes bonitos, se gana con acciones permanentes que le den valor a los stakeholders. Esa es la pasión que también añoro ver en mi país.

A triunfar peruano, que somos hermanos, eso dice la canción del gran Arturo “Zambo” Cavero, pero recuerda que el triunfo real va más allá de esos 90 minutos y del resultado de hoy, la pasión es para toda la vida y se demuestra dentro y fuera de la casa, ese es un verdadero #peruanocamiseta.

El siguiente video va en la misma línea de este post, qué significa ser peruanos:

Si compartes mi fe y emoción porque esa pasión se demuestre todos los días comparte este post.